Aurora de Penàguila

dilluns, de juny 02, 2008

Penáguila

Enlace: http://sosegaos.blogspot.com/2008/06/caminando-bajo-la-lluvia.html
Posted by Picasa

4 comentaris:

paskki ha dit...

Esta foto queda muy bien encabezando el blog. Me encanta. Me gusta que te haya gustado. Me impresiona verla ahí puesta. Y me agrada.

Saludos.

Quique ha dit...

Hola Paskki

Me ha gustado la fotografía y he pensado que quedaba muy bien en el encabezado del blog.

Saludos

Pedro ha dit...

¡Hola Quique! Me ha agradado mucho tu comentario en mi blog y tus fotografías me han hecho recordar tiempos pasados.
Por tu fotografía (¿eres tú...?)si has nacido en Penáguila puede que seas hijo de alguno de mis amigos de la niñez, solo recuerdo tres nombres:

Enrique.- Nieto del encargado de la estafeta de correos y del teléfono del pueblo (había muy pocos teléfonos)

Joaquín.- Sus padres tenían una de las panaderias-hornos (había dos)

Inmaculada.- Sus padres regentaban el molino.

De sus apellidos no me acuerdo, han pasado 45 ó 50 años y aunque no estoy chocho, alguna neurona se ha quedado por el camino.

De tu edad aproximada, no sé si conocerás a Carmina Gisbert Domenech, es mi ahijada y sus padres y sus tios son como mi familia. Hace años que no voy por allí, pero me encantaría volver a pasear por el Rihuet (¡cuántas veces fuí a llevar a beber a la burrita del Tio Joaquín...!), el Portalet y mil sitios de los que guardo un cariñoso recuerdo.
No te entretengo más, te invito a visitar mi blog y a que leas mis historias, mis rimas y mis disparatadas (pero comibles) recetas.
Un abrazo de un aprendiz de "escribidor"

Quique ha dit...

Hola Pedro

Soy el hijo de los panaderos actuales, Enrique Brotons e Ignacia Alonso. Soy el de la fotografía que pone “amb el traje típic”. Si que conozco a Carmina Gisbert, aunque yo soy mucho más joven, tengo 22 años. Mis padres, en sus inicios como panaderos, trabajaron muy pocos meses en el horno de los padres de Joaquín (sobre el año 1982). Más tarde fueron al horno de Pepe y Victoria. Me han gustado mucho tus vivencias personales de Penáguila.

Saludos

Quique