Aurora de Penàguila

dimecres, de novembre 21, 2012

II Fira de Santa Llúcia 15 i 16 de desembre

DISSABTE 15 DE DESEMBRE:

10:00 H. Obertura de la II Fira Medieval i de productes típics de Santa Llúcia a càrrec de la
Societat Musical Cultural de Penàguila. Durant tot el dia l'entrada al Jardí de Santos serà gratuïta.
11:00 H. Ruta guiada des de la plaça de l'Església per a conèixer el patrimoni cultural de
Penàguila.
15:30 H. Concentració a l'Avda. País Valencià per a observar l'Alineació Solar de Santa Llúcia.
L'Ajuntament repartirà ulleres per a observar l'alineació a un euro.
21:00 H. Tancament de la Fira.



DIUMENGE 16 DE DESEMBRE:

10:00 H. Obertura de la II Fira de productes típics. Tot seguit final de perxa al carrer Verge del
Patrocini. Durant tot el dia l'entrada al Jardí de Santos serà gratuïta.
11:00 H. Eixida des de la plaça de l’Església per a fer la ruta de les rondalles d’Enric Valor
arreplegades a Penàguila.
13:00 H. Danses populars a càrrec del Grup de Danses de Penàguila a la plaça de l'Església.
15:30 H. Concentració a l'Avda. País Valencià per a observar l'Alineació Solar de Santa Llúcia.
L'Ajuntament repartirà ulleres per a observar l'alineació a un euro.
18:00 H. Clausura de la II Fira de Santa Llúcia amb un teatre de titelles per als més menuts al
Saló d’Actes de l’Ajuntament de Penàguila.

 
Organitza:
Ajuntament de Penàguila
Regidoria de Festes i Joventut
Facebook: Ajuntament de Penàguila
Participa:
Bar/Restaurant Penya de l'Àguila
C/ Mosen Bernat Fenollar 7
Telf. 96 551 31 01
Casa Rural Valor
Plaça de l'Arbre 2
Telf. 628114102 - 626835705
http://casaruralvalor.eu/
Associació de Jubilats “Verge del Patrocini” UDP
Associació de Dones de Penàguila
Grup de Danses de Penàguila
Societat Musical Cultural de Penàguila
Caritas Parroquial de Penàguila
Creu Roja Penàguila
Filà “La Muralla”. Facebook: Filà La Muralla Penàguila
Coordinadora Alcoià-Comtat pel valencià
http://www.trobadesalcoiacomtat.cat/
Llibreria 26 Lletres http://www.26lletres.cat/
Cerveza Spigha www.spigha.es
Somnis de Nadal. Facebook: Somnis de Nadal
Vi de Gorga
Turrones Artesanos de Jijona Pepe y Mercedes
La Caputxeta. Facebook: la caputxeta




diumenge, de novembre 11, 2012

Los orígenes de la Huità


Felipe IV ordenó en toda España que se celebrara el Patrocinio de la Virgen María,  dando en Penàguila debido cumplimiento la familia del Dr. D. Pedro Domenech al establecer las bases de la “Huità
Introducción: la llegada de la Virgen del Patrocinio


            En el año 1648, encontrándose el capitán Francés Juan Fenollar en Nápoles al servicio del los reales ejércitos del Rey Felipe IV, envió a España a la Virgen del Patrocinio dentro de un arca junto a una pila de mármol de Carrara surcando el mar hasta desembarcar en Denia.


            El 15 de mayo de 1648, día de San Isidro Labrador, se produce la llegada de la Virgen del Patrocinio a Penàguila, quedando relegada en el olvido por muchos años hasta que acudió en su auxilio Mossen Pedro Pascual.


            Penàguila estaba atravesando una pertinaz sequía, que llevó a sus moradores a aclamarse a diversos santos, sin producirse el milagro de la lluvia. Un día Mosen Pedro Pascual, reunido con los vecinos, les exclamó: “Señores no se cansen en hacer rogativas, que no lloverá hasta que saquemos en procesión la Imagen de Nuestra Señora, que está olvidada de todos en aquella capilla”. De forma presurosa, todos los vecinos sacaron en procesión a la imagen que posteriormente se le otorgaría el título del Patrocinio de la Virgen María, al desencadenar un torrente de agua a su paso por las calles de Penàguila.


            De este modo, desaparecida la sequedad de los campos, quedó expuesta a pública veneración a partir del año 1660.


Felipe IV y el reconocimiento de la advocación del Patrocinio


            El rey Felipe IV, buscando el amparo y protección de la Virgen María en el seno de su reinado, se desplazó a la Santa Sede con la finalidad de que el Papa Alejandro VII reconociera la advocación del Patrocinio de la Virgen María. Será el 28 de julio de 1656, cuando el Papa Alejandro VII accede a que se instituyese la festividad del Patrocinio de Nuestra Señora en un domingo de noviembre.


            De este modo, para dar debido cumplimiento a los deseos de Felipe IV, el arzobispo de Toledo, don Baltasar de Moscoso y Sandoval, publica un Breve mediante Real Cedula, que dice así: “El Rey. En la devoción que en todos mis Reinos se tiene a la Virgen Santísima, y en particular con que yo acudo en mis necesidades a implorar su auxilio, cabe mi confianza de que en los aprietos mayores ha de ser nuestro amparo y defensa; y en demostración de mi afecto y devoción, he resuelto que en todos mis Reinos se reciba por Patrona y Protectora, señalando un día, el que pareciere, para que en todas las ciudades, villas y lugares de ellos se hagan novenarios, habiendo todos los días Misas solemnes con sermones, de manera que sea con toda festividad, y asistiendo mis Virreyes y gobernadores y Ministros, por lo menos un día, haciéndose procesiones generales en todas partes, con las imágenes de mayor devoción de los lugares, para que con gran solemnidad y conmoción del pueblo se celebre esta fiesta".


            Es a partir de este momento, cuando en toda España, bajo las órdenes de Felipe IV, empiezan a celebrarse fiestas bajo la advocación del Patrocinio de la Virgen María.



Don Pedro Domenech y la fundación de la “Huità”



            Don Pedro Domenech nació en el año 1647 en la ciudad de Valencia y falleció a las 20:00 horas el  14 de marzo de 1714 a los 67 años en dicha ciudad.


            Estaba doctorado en Derecho Civil y Canónico, ejerciendo su vida profesional como “oydor civil” de la Cancilleria Real de Valencia.


            Será el 16 de enero de 1714 cuando deja constancia de su última voluntad otorgando testamento ante el escribano público de Valencia, Vicente Vazquez.


            Su residencia habitual estaba ubicada en la plaza Mosen Sorell de Valencia, y la de Penáguila en la calle San Juan.


            Fruto de sus inquietudes y de su necesidad de que las tradiciones de su familia se prolongaran en el tiempo de forma perpetua, deja constancia en su testamento de que es en su familia en la que nace la festividad de la Virgen del Patrocinio, dando el debido cumplimento a los deseos de Felipe IV.


            En la línea apuntada anteriormente, D. Pedro expone la siguiente argumentación:  mandó el señor Felipe Quarto, se celebrase en todos sus dominios, la festividad de la Virgen del Patrocinio, teniendo Bulla de su santidad, la empezó á celebrar dicha festividad mí Casa, antes, que huviera ochavario, ó novenario, y lo ha continuado hasta ahora, y assí quiero, que se amortize perpetuamente, para que nunca falta á celebrarse con el mayor lucimiento como dispongo en esta mí ultima voluntad, y assi quiero, y mando, y es mi voluntad, que se amortize la festividad de la Virgen Santíssima del Patrocinio en dicha Capilla de la Parroquial de la Villa de Penaguila, el primer día del novenario, que se celebre en dicha Capilla, dando distribución, y limosna, y ejecutando dicha festividad en la forma siguiente= Que el Presbítero, que celebre la Missa cantada, se le de Quatro Reales moneda de Valencia de limosna de Missa, incluya la interesencia, á los asistentes de Diacono, y subdiacono Seis Sueldos, y seis dineros á cada uno; incluyendo tambien la interesencia, á los demas Beneficiados, que asistieren á las horas diurnas, y nocturnas, y Missa, seis sueldos, y a los recidentes, que asistieren la víspera de Nuestra señora del Patrocinio á la Salve, y el día de Nuestra señora á la procesión, y Gozos, se les dé un Sueldo, y a los Beneficiados, que llevaren las Andas de Nuestra señora en la procesión, por toda la Villa, se les añade Seis Dineros mas, que todo sea un Diez, y ocheno, cuya repartición, que tocare á cada hora Canonica, y Missa, la haga el Retor, y Clero, según constitución, y estilo, dexando al Retor, la porcion doble donde la tuviere, Al Sacristan por el trabaxo de traer dichos Paños, y demas, que dispongo, desde Casa de mi Heredero, y sucesor en el Vinculo, de empaliar, de entapizar dicha Capilla, y volverlos á dicha Casa, y puesto, de adonde les sacare, y encender la Ciriada, y lo demás, que convenga, y sea necesario hazer en el dicho=El Dotor Don Pedro Domenech= primer día, Quatro Reales moneda de Valencia, y seis Dineros por traer la Cruz;”.


            De este modo, queda patente que es la familia de D. Pedro Domenech la que empieza a celebrar la advocación del Patrocinio, motivo por el cual posteriormente pasarán a ostentar el primer día del octavario.


            Fruto de su devoción a la Virgen del Patrocinio, D. Pedro Domenech ordena como ofrenda póstuma, que sus albaceas hagan una lámpara de plata con la palangana del mismo material que atesora en su casa, utilizando como pedestal un “Floron de Yerro”. A su vez, con la finalidad de que la lámpara permaneciera encendida de forma perenne, ordena a sus albaceas que todos los años destinaran siete arrobas de aceite para dicha finalidad, depositándolas en una tinaja en la sacristía.


Pero, si no es suficiente con dejar prevista la iluminación de la Virgen del Patrocinio, también establece las pautas que su sucesor debe seguir para ornamentar y sufragar los gastos de la festividad. Así que D. Pedro establece “que para el adorno de dicho primer dia, y todos los demas, de dicho Novenario, sirva la tapizeria que tengo de Paños de raz, esto es, los cinco Paños que tengo en mi Quarto acá en Valencia, y los quatro Paños, que ya embié a Penaguila, para entapizar el Quarto de mi Hermano, y señor el Dotor Ildefonso Domenech, que todos son nueve Paños, y quiero que se entapisse dicha Capilla con dichos Paños, de la mejor forma, que se pueda, y que depuse les recoja mi Heredero, para que les guarde, y conserve á sus costas, mandandoles coser, y remendar, haziendo para ello una Arca, como la que tengo acá, y quiero que mi Heredero ussar dichos Paños, para entapizar sus Quartos, para que de este modo, se conserven mejor.


Jtem, tambien para dicho primer día, y novenario, quiero assi el xarro dorado de Plata; que tengo (componíendole el pie), como el Azafate, que tambien tengo de Plata, serviran perpetuamente para adorno, y aguamanil, Assi mesmo quiero que mis Albaceas, si Yo no lo hago en vida, hagan hazer un par de Vinageras de Plata; como su plato proporcionado de Plata, en el qual tendrán sus asientos, y encaxes, para que perpetuamente sirvan a las Missas cantadas de todo el Novenario. Tambien á mas de lo dicho, ha de hazer las Ciriadas convenientes, y poner en dicho altar, y corniza treinta, y seis Cirios, en los treinta, y seis Candeleros plateados, que tengo dados á la Virgen Santissima, y ha de prevenir todos los años mi heredero; Predicador, y darle Dos Libras de limosna por el Sermon; Y siendo mi voluntad, que assi dichas distribuciones, como limosna del Predicador, y que no falte dicha Ciriada, y que se de la limosna en el mismo día de dicha festividad, primera de dicho Novenario, en el Coro, á cada hora lo que le tocare, como, tambien las distribuciones de la asistencia de la Missa, y lo mismo en acabando la procesión, y los Gozos, y el dia antes acabada la salve, como se exercita dar las distribuciones en la Seu de Valencia”.


Haciendo un análisis breve del párrafo anterior, podemos observar que D. Pedro no solo se preocupa de embellecer con su patrimonio la capilla durante el día que su familia sufraga la fiesta de la Virgen del Patrocinio, sino que también deja para los restantes ocho días la tapicería, el aguamanil y ordena que se confeccionen unas vinajeras de plata. Así quedan sentadas las bases mínimas, en cuanto a ornato se refiere, que debe cumplir su heredero, y las cifras exactas en las que deberá gratificar a todos los partícipes del primer día del novenario, junto con la respectiva ciriada.



Arbol genealógico de los antepasados de del Dr. D. Pedro Domenech



Para D. Pedro Domenech era de suma importancia que sus bienes no fueran pasto del olvido y quedaran en manos poco afortunadas para su debida conservación. Es por este motivo, por el que establece todas las líneas sucesorias de su familia, quedando excluidas las mujeres. Empieza por su hermano el “Dotor Yldefonso Domenech”  y solo en el caso de que todas las líneas sucesorias que estipula no tuvieran descendencia alguna, nombra como sucesora universal a la “Parroquial de Penáguila”.




Firma del escribano de la Cancilleria Real de Valencia, Victoriano Barberá, dando fe del contenido del testamento.


Conclusiones





            Han pasado ya doscientos noventa y ocho años desde que D. Pedro Domenech otorgó testamento ante el escribano de Valencia, Vicente Vazquez. Es hoy cuando sale a la luz un fragmento de la historia de nuestro pueblo, al depositar Dª Elena Valor Salinero en mis manos el testamento de su antepasado, testamento que certifica los orígenes de la “Huita”. Por tanto, nos encontramos ante un documento crucial para la historia de nuestras fiestas, ya que deja constancia de cuál fue la familia que inició la celebración de la advocación del Patrocinio, así como el modo en el que se debía organizar el octavario y las respectivas retribuciones al clero. Es el momento de pasar a recodar a los antepasados de la familia de Dª Elena Valor Salinero, como los fundadores de la “Huità”.


Agradecimientos


            Antes de concluir, quiero agradecer a Dª Elena Valor Salinero y a su hija Elena Fenollosa Valor, toda la confianza que depositaron en mi al poner en mis manos el testamento del Dr. D. Pedro Domenech.


Quique Brotons Alonso